domingo, 31 de mayo de 2009

Santa María Virgen (I)






El dogma declara lo siguiente:

María fue virgen antes del parto, en el parto y después del parto.



El sínodo de Letrán del año 649 recalcó los tres momentos de la virginidad de María cuando enseñó que «la santa, siempre virgen e inmaculada María... concibió del Espíritu Santo sin semilla, dio a luz sin detrimento [de su virginidad] y permaneció indisoluble su virginidad después del parto» (DZ 256).

Paulo IV declaró (1555):

«Beatissimam Virginem Mariam...perstitisse semper in virginitatis integritate, ante partum scilicet, in partu et perpetuo post partum» (DZ 993)

En Teología, la virginidad de María comprende:

a) La virginitas mentis, es decir, la perpetua virginidad de su espíritu.

b) La virginitas sensus, es decir, la inmunidad de todo movimiento desordenado del apetito sensual.

c) La virginitas corporis, esto es, la integridad corporal.

El dogma católico se refiere sobre todo a la integridad corporal.

A continuación fundamentaremos teológicamente los tres momentos de la virginidad de Nuestra Señora.

1.- Virginidad antes del parto.


DOGMA DE FE.- María concibió del Espíritu Santo sin concurso de varón.

Adversarios de este dogma.- En la antigüedad, los judíos (en general), Cerinto y los ebionitas. En los tiempos modernos: los racionalistas, que procuran buscar en Is 7, 14 o en las mitologías paganas (y ya vemos que los actuales epígonos de la desacralización de lo católico no han inventado nada nuevo, sino que resucitan ancestrales cadáveres seudoteológicos heréticos) el origen de la creencia en la concepción virginal de la Virgen.


● Todos los símbolos de la fe expresan la creencia de la Iglesia en la concepción (activa) virginal de María. El Símbolo Apostólico confiesa: «Qui conceptus est de Spiritu Sancto» (DZ 85, 256, 993)

● En Lc 1, 26s es testimoniado que María llevó vida virginal hasta el instante de su concepción activa: Fue enviado el ángel Gabriel, de parte de Dios, a una doncella (πρὸς παρθένον).


εἶπεν δὲ Μαριὰμ πρὸσ τὸν ἄγγελον Πῶς ἔσται τοῦτο, ἐπεὶ ἄνδρα οὐ γινώσκω;


Dijo María al ángel: ¿Cómo será eso, pues no conozco varón? (Lc 1, 34)

La concepción virginal de María fue predicha en el Antiguo Testamento por el profeta Isaías en su célebre profecía de Emmanuel (Is 7, 14): «Por tanto, el mismo Señor os dará señal: He aquí que la Virgen [h(a) ῾(a)lm(a)h, העלמה ; en griego koiné: ἡ παρθένος ] concebirá y dará a luz un hijo» [...]¹

El judaísmo no llegó a entender en sentido mesiánico este pasaje. Pero el Cristianismo lo refirió desde un principio al Mesías, pues vio cumplida la señal (Mt 1, 22s).

Los judíos salieron en contra de esta interpretación cristiana arguyendo que la versión de los Setenta no traducía bien el término העלמה por ἡ παρθένος (la Virgen), sino que debía hacerlo por ἡ νεᾶνις (la joven), como traducen Aquilas, Teodoción y Sínmaco.

Pero semejante explicación no tiene razón de ser, pues la palabra עלמה [῾(a)lm(a)h] en el lenguaje bíblico denota siempre una doncella núbil e intacta (Gen 24, 43 vs. Gen 24, 16; Ex 2, 6; Ps 67, 26; etc.). El contexto exige la significación de «virgen», pues solamente hay un signo extraordinario cuando una virgen concibe y da a luz como virgen.







_______________________

¹La expresión hebrea anterior es la que corresponde al texto hebreo original, no al masorético, vocalizado.
En lo sucesivo, cuando invoque citas veterotestamentarias, en hebreo bíblico, me atendré al texto original no masorético, salvo excepciones.

6 comentarios:

Guerrera de la LUZ dijo...

Querido Francisco, esta noche me he quedado sin conexión a Internet en mi pc y estoy navegando con un iPhone, tengo un teclado pequeñísimo pero esto no me va a impedir darte las gracias de todo corazón por este blog que has creado y que me ha parecido una MARAVILLA, lo seguiré con sumo interes.

También quería darte las gracias por todo tu apoyo en todas partes, eres un Ángel q me acompaña en esta blogsfera a veces tan árida pero donde el Señor quiere y necesita que le sirvamos.

Que pases un espléndido tiempo de descanso, te llevo en el corazón y le pido a nuestra querida Madre que en ningún momento te suelte de Su Mano.

Un abrazo muy grande.

Unidos en la Comunión de los Santos.

Te quiero.

Vicente dijo...

Efectivamente. Que una chica, con posibilidad de ser madre, se quede embarazada mediante obra de varón no es ningún signo extraordinario. Sólo lo es si conserva la virginidad. O sea que lo que suelen decir los que dicen que el texto de Isaías no se refiere a una mujer virgen sino, simplemente a una muchacha joven están equivocados, pues Isaías habla de ese acontecimiento como un signo. Y sólo puede serlo algo que se salga de los cauces naturales.
Un saludo.

Guerrera de la LUZ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Guerrera de la LUZ dijo...

Francisco porfa, tienes que subir la continuación cuando puedas.

Un abrazo. Unidos en la oración.

Francisco Álvarez dijo...

Guerrera, yo le doy gracias a usted por su defensa y apología incondicional, incansable, de la Fe y por su fidelidad a Dios y la Iglesia. Le deseo frutos ingentes de sabiduría teológica en la próxima andadura intelectual que, Dios mediante, emprenderá este septiembre.

Francisco Álvarez dijo...

Gracias, Vicente, por su participación.